Cuando la temporada de ciclones está a la vuelta de la semana, familias que viven en zonas de alto riesgo, que han sufrido recientes derrumbes como en Los Ríos, aguardan la llegada de las lluvias sin apoyo para ser reubicados y con el temor de perder lo poco que les queda.