El alto precio de productos como el arroz, el aceite y la carne de pollo ha obligado a padres de familia de sectores populares a aumentar su presupuesto diario para poder adquirir los alimentos.