Ante la acumulación de desechos sólidos en una cañada de Los Ríos, los residentes de la zona temen la propagación de enfermedades, incluido el cólera y que las aguas residuales continúen penetrando hasta sus viviendas cuando llueve.