La extensión del horario de toque de queda y las nuevas restricciones a la venta de bebidas alcohólicas en el Gran Santo Domingo para tratar de contener la ola de contagios abrieron una nueva polémica.