De forma presencial y voluntaria reiniciarán las clases del año escolar 2021-2022 bajo protocolos sanitarios, como el uso de la mascarilla y la obligatoriedad de la vacunación, informaron este viernes las autoridades sanitarias y educativas.


La decisión mantiene a los padres de estudiantes con posiciones encontradas y en desacuerdo a la ADP.


Las clases presenciales serán voluntarias y aquellos padres que desde este martes 11 de enero no envíen a sus hijos a las aulas, el centro educativo deberá respetar  la decisión y facilitarles orientaciones de lugar para que los niños puedan seguir el cronograma de estudio, de acuerdo al plan trazado por autoridades de Salud y Educación.


La disposición establece que para entrar a la escuela los estudiantes mayores de 12 años deberán presentar la tarjeta de vacunación con dos dosis o una prueba PCR negativa.


El ministro de Educación, Roberto Fulcar, dijo que “estamos llamando a un proceso a partir del miércoles de vacunación masiva en todo el territorio nacional, con un protocolo y una organización que ya está en proceso”.   


La decisión se tomó luego de haber consultado al Consejo Nacional de Educación y asociaciones de instituciones educativas privadas y otros sectores, además de examinar la tendencia internacional respecto al manejo de la educación en el contexto de la pandemia, explicaron las autoridades.


Algunos padres de familia aplaudieron la presencialidad de las clases, al asegurar que sus hijos podrían contagiarse hasta jugando con otros niños de su sector. Mientras que otros indicaron que era necesario volver a la virtualidad hasta tanto disminuyan los contagios.


El Ministerio de Educación proporcionará además materiales de bioseguridad en las escuelas para garantizar el cumplimiento de las medidas en las aulas.