La alta demanda de botellas de agua producto de la ola de calor ha generado escasez del líquido, motivando la limitación de los fardos en los lugares de expendio.