El entramado de corrupción que supuestamente encabezaba el ex jefe de la guardia presidencial, Adán Cáceres Silvestre, operó supuestamente de manera fraudulenta en el CESTUR donde nombraban sin trabajar a policías y militares a cambio de que les entregaran un alto porcentaje de sus sueldos, de acuerdo a la acusación establecida en el expediente que depositara este lunes el Ministerio Público.