Mientras el éxodo de personas que huyen de la guerra en Ucrania ya supera un millón 450 mil, Rusia arreció este sábado su ofensiva, pese al acuerdo de alto el fuego al que había llegado con el gobierno de Kiev a fin de establecer algunos corredores humanitarios.


El acuerdo de cese el fuego focalizado para evacuar civiles de algunas zonas específicas, como la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol y en Volnovaja, fue suspendido debido a que ambas naciones se acusan mutuamente de mantener operaciones militares en esas regiones.


Rusia denunció que las tropas nacionalistas de Ucrania no permitieron la evacuación de civiles de esas ciudades y en cambio aprovecharon para reagrupar unidades en las posiciones ofensivas.