REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Esta increíble madre llamada Cheryl Treadway y residente en Florida, Estados Unidos, logró encontrar la solución perfecta con la que ponerse a salvo a sí misma y a sus hijos.

Por lo visto logró convencer al agresor – que para entonces ya tenía un cuchillo en mano – para que devolviera su teléfono y así poder ordenar una pizza para sus hambrientos pequeños.

De este modo, al realizar la orden incluyó una nota para el establecimiento que decía “911hostage help!” – lo que traduciendo al español, vemos que indicaba el teléfono de emergencias junto a las palabras “rehenes” y “ayuda”.

Cuando los empleados de Pizza Hut leyeron la nota, decidieron tomar cartas en el asunto y contactar con la policía. Gracias a su colaboración y a la brillante idea de Cheryl, la policía intervino y logró detener al agresor sin que nadie resultara herido. Una ocurrente idea que consiguió salvarles la vida.3