El vicepresidente del Senado, Santiago Zorrilla, consideró incorrecta la medida de sacar  las parturientas embarazadas de los hospitales para ser deportadas, ya que entiende pone en riesgo tanto la vida de la madre como la de la criatura, violando así el derecho a la vida.