La falta de médicos y enfermeras afectados por la covid-19 alarga la espera de atención no solo de los pacientes de coronavirus, sino también de quienes con síntomas febriles deben aguardar durante horas en las filas para conseguir pruebas PCR.