Mientras el gobierno dominicano organiza la logística para enviar alimentos e insumos médicos por aire y mar a Haití, diversos grupos civiles del país se organizan para recolectar comida y material sanitario a fin de llevarlos a la vecina nación, donde la ayuda a los miles de damnificados por el terremoto fluye a cuentagotas.