SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Con la Ley de Libre Acceso a la Información Pública, aprobada en el año 2004, creía que habíamos avanzado con respecto a la apertura y transparencia de la información.

Ciertamente es una herramienta para llevar a los funcionarios hasta los tribunales cuando rehúsan a revelar información solicitada, pero no es la solución a la apertura total.

Desde hace meses  Noticias SIN y El Informe están confrontando problemas para conseguir datos o entrevistas en diversos ministerios u oficinas gubernamentales.

[jwplayer mediaid="265107"]

Empecemos con la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, bajo la dirección de Miguel Pimentel, que parece correr más que Félix Sánchez cuando se trata de darnos explicaciones sobre las demoras para poner en funcionamiento el hospital oncológico Rosa Emilia Tavares. Repetidamente hemos solicitado Información. De manera prepotente ni devuelven las llamadas a lo cual están obligados.

Otro ejemplo ocurrió también hace tres semanas con el caso de la clínica Efecto Brush. La Dirección de Habilitación dio por escrito la información del historial de la clínica, que incluía que no estaba habilitada.  Estuvimos esperando en Salud Publica ocho horas, o sea pasadas las 8:30 de la noche, para que nos entregaran el documento, porque el director de Relaciones Públicas de la institución tenía que autorizar dicha entrega y consensuar la información con el Ministro.

Hoy, con el caso de SINUTAB, la directora de Drogas y Farmacias de Salud Pública se reunió con representantes de la empresa Johnson y Johnson Dominicana. A pesar de que se nos informó que esta nos daría detalles vía telefónica, al final no dio la cara.

Estos funcionarios que nos las ponen en china se olvidan que sus salarios y todos los jugosos beneficios que reciben provienen del erario público y del impuesto que paga el más pobre de este país.  A través de nosotros deben responder por sus acciones.

Le advertimos, que si tenemos que acudir  a los tribunales lo haremos, ustedes no pueden secuestrar las informaciones.