Mientras más de cinco millones de personas se han inoculado con la primera dosis de la vacuna anti COVID, por segundo día consecutivo decenas de ciudadanos acuden a los centros de vacunación en busca de su refuerzo de Pfizer, un fármaco que requiere un sistema de almacenamiento especializado y que obligaba a las autoridades a organizar una compleja logística de distribución.