Cientos de personas que se habían abstenido de inocularse por miedo, desinformación o falta de tiempo, aprovechan la jornada masiva contra el COVID-19 que realizan las autoridades sanitarias para contener la propagación del virus.