Los grupos que apoyan la aprobación en tiempo récord en el Senado del proyecto de reforma al Código Penal y quienes lo objetan miden fuerzas este martes dentro y fuera de la Cámara Alta, donde se definirá el futuro de la pieza entre ser incluida en la agenda del Pleno para ser ratificada en lo que resta de la semana o dejarla perimir para debatirla con más profundidad.