Fueron sepultados este miércoles en la provincia Monseñor Nouel los restos del capitán de la Policía, Juan Darío Abreu Rosario, quien murió junto a un mensajero durante un asalto para robarles un millón de pesos.


Abreu Rosario dejó seis hijos en la orfandad y las autoridades que acudieron al sepelio aseguraron que darán con los responsables.


Abreu Rosario y el mensajero fueron interceptados el lunes por los atacantes cuando se disponían a depositar el dinero de la cooperativa de Juan Adrián.