Tras una larga espera e incertidumbre, fueron sepultados este viernes en Baní a ritmo de música tropical dos de los 11 dominicanos que fallecieron en el trágico accidente vial en el que perecieron hace un mes 56 migrantes en el sureño estado mexicano de Chiapas.


Compartieron sus últimas horas de vida cuando juntos emprendieron una costosa y trágica travesía en busca del sueño americano.


Y ahora también compartieron el trayecto hacia la última morada. Los cuerpos de Raymin Brito Figueroa y Luis Emilio Roa Chalas fueron sepultados las tarde de este viernes el Cementerio Municipal de Baní.


Sus allegados aseguran que los recordarán por sus deseos de superación, que los llevó a arriesgar sus vidas en viaje incierto.


Para los deudos de ambas víctimas, la tragedia debería servir como ejemplo para evitar que otros dominicanos se embarquen estas peligrosas travesías.


El cortejo fúnebre para despedirlos a avanzó hasta la puerta del camposanto con pancartas, coronas de flores, a ritmo de música tropical y mensajes escritos por familiares y allegados,


Los cadáveres de Brito Figueroa y Roa Chalas fueron repatriados la noche del jueves en un avión militar mexicano junto a los restos de Wáscar Pérez Vargas, Luis Alfredo Brito Báez y Ramón Benito Almonte Espinal, otras tres de las víctimas del accidente ocurrido el 9 de diciembre.


De forma previa, otros seis dominicanos ya había sido repatriados y sepultados.


La cancillería informó que tras el accidente tres dominicanos continúan en recuperación y otros dos permanecen desaparecidos.