SANTIAGO, República Dominicana.- Fue sepultado este jueves la tercera víctima de los obreros que se contaminaron con la enfermedad histoplasmosis, mientras realizaban labores de limpieza en túnel de la presa Tavera Bao.

En medio de llantos y desesperación fue enterrado el obrero Tomas Fernández, de 35 años.

Fernández, se convirtió en la tercera víctima que fallece producto de la enfermedad histoplasmosis que transmiten los murciélagos.

Los parientes señalaron que los responsables de la muerte de los obreros es el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), ya que no le dio los equipos necesarios para ellos realizar sus labores.

Las autoridades sanitarias explicaron que la enfermedad que afecta a los obreros no es contagiosa, aunque hasta reporteros gráficos utilizaban mascarilla este jueves.

Mientras que los residentes de Sabana Iglesia se mantienen alarmados ya que otras personas han sido hospitalizadas.