SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Los casi 3 millones de habitantes del Gran Santo Domingo, en poco tiempo, no tendrán dónde sepultar sus muertos, a menos que ya tengan un nicho o un terreno en los cementerios.

En casi ningún campo queda espacio libre.