El homicidio de una trabajadora sexual víctima de un cliente que se negó a pagarle sus servicios revive el debate entre las distintas organizaciones que regulan a las mujeres que dedican a este trabajo, mientras exigen que sus derechos sean reconocidos y respetados.


Ver más en www.noticiassin.com