En San Francisco de Macorís, se registran nuevos decesos por consumo de alcohol adulterado, mientras las autoridades investigan, ciudadanos y parientes de las victimas denuncian negocios en el interior del mercado municipal se dedican a la venta de este tipo de bebidas.