Cuando solo queda una semana para que concluya la legislatura, todavía no hay consenso entre los  senadores para debatir a partir de este martes  y aprobar la reforma al Código Penal, mientras religiosos y organizaciones civiles también mantienen posiciones encontradas en torno al contenido de la pieza legislativa.


Casi 20 años después, la reforma al código penal sigue siendo un tema espinoso en el congreso nacional.


A punto de perimir la pieza legislativa, senadores se mantienen enfrentados por su posible aprobación tras la convocatoria al pleno para la sesión del próximo martes donde se  conocería el informe favorable y sin modificaciones que rindió la comisión especial, que la dejo tal y como fue sancionada en la Cámara de Diputados.


Senadores criticaron que se excluyeran las observaciones presentadas por las más de 20 organizaciones que participaron de las vistas públicas, y otras que no fueron invitadas como es el caso de la Suprema Corte de Justicia.


La reforma al código también ha encontrado trabas a lo externo del Congreso.


Mientras el presidente del Codue, Feliciano Lacen, consideró que  existe una trama detrás del retraso en la aprobación de la pieza, desde Participación Ciudadana insistieron en que la actual reforma representa un retroceso en materia de derechos humanos y pidieron al presidente Luis Abinader observarla en caso de ser necesario.


En la pieza aprobada por los diputados no figuran los reclamos para la inclusión del aborto por causales.


La legislatura ordinaria concluye el 15 de agosto a la medianoche.