Conforme se recrudece el nuevo pico de la pandemia, el número de pacientes graves que llega a los hospitales incrementa la demanda no sólo de camas y camillas, sino de otros insumos médicos y tanques de oxígeno, con lo que se aumenta aún más el alto costo del tratamiento de la COVID-19, que puede llegar hasta dos millones de pesos.