Ante el aumento constante de ocupación hospitalaria por el coronavirus, la espera de los pacientes en busca de atención ambulatoria e internamiento tanto en clínicas como en hospitales se alarga e incluso familiares de algunos contagiados que quejan por el rebote de centros públicos y privados por la saturación de camas.


Mientras neumólogos atribuyen la situación a la confianza de la población en la vacuna y a la reapertura del país.