A cuatro días de la apertura de tres centros de acopio para la entrega de armas ilegales de manera voluntaria  en el sector de Cristo Rey, aumenta el escepticismo en los residentes debido a que consideran que el país no está listo para el desarme de la población iniciado por el gobierno.