La confirmación de que la temida variante Delta del coronavirus ya está en el país desde hace al menos dos meses, y que ya provocó una muerte, el proceso de vacunación continuaba lento este viernes en los centros habilitados en la capital.


A pesar de que las autoridades sanitarias explicaron que la vacunación contra el covid es lo único que evitará posibles casos graves de la variante Delta, casi totalmente desiertos lucían esta mañana centros de inoculación del Distrito Nacional.


Ante el temor a contagiarse de esa mutación, el señor Alexis Marte fue uno de los pocos que acudió a punto de inoculación que funciona en el Palacio de los Deportes para colocarse la dosis de refuerzo.


Al igual que en el Distrito Nacional, pocos residentes de las demarcaciones de la provincia Santo Domingo acudieron por las dosis inmunizadoras.


Uno de los que se motivó a colocarse el primer frasco del antídoto fue Rafelin González, quien por temor a contagiarse del virus y sus variantes, entre otros motivos, también llevó a su madre y su esposa a iniciar el proceso de inmunización junto con él.


Asimismo, moradores de Manoguayabo y sectores aledaños, en Santo Domingo Oeste, también decidieron  este día aplicarse la primera dosis tras haber perdido a un familiar que no se había vacunado contra el Covid o porque los habían rechazado en sus empleos.  


Aunque algunos tomaron la iniciativa, otros todavía dudan si ponerse o no el antídoto contra el covid. Tal es el caso de la señora Ramona Pérez, quien en horas de la mañana llevó a su hijo a vacunarse antes de iniciar las clases el próximo lunes, y explicó por qué aún no se ha aplicado el fármaco.


La mayoría de los adultos que acudieron a los centros de vacunación este viernes procuraban una segunda o tercera dosis.