Ante la expansión de la acelerada quinta ola de contagios del Covid-19 y la falta de médicos y enfermeras afectados por el virus se extiende la espera de atención no solo de los pacientes de coronavirus, sino también de quienes con síntomas febriles deben aguardar hasta más de cinco horas en largas filas para conseguir una prueba PCR.


Sandy Cuevas nos cuenta además que el proceso de vacunación se desarrollaba con lentitud en el gran Santo Domingo este sábado, a pesar de que el 31 de enero se exigirá la tercera dosis de la vacuna para poder ingresar a instituciones Públicas y tomar el transporte colectivo.


El cansancio por estar parados sin un lugar donde protegerse del radiante sol, genera quejas en ciudadanos que buscan realizarse una prueba para descartar estar contagiados de la nueva variante ómicron.


Las personas dicen que tardan mucho para poder realizarse la prueba, a pesar de llegar hasta a las cinco de la mañana para completar el proceso y poder salir temprano a cumplir con otras responsabilidades.


Se refieren a los centros de toma de muestra, que funcionan en Salud Pública como en el del Pabellón de la Fama.


Adicionalmente, se complica la ocupación de camas en el hospital Moscoso Puello, ya que la capacidad está en un 95 por ciento, y de las 40 camas 35 están ocupadas, la unidad UCI que cuenta con tiene 7 pacientes que están en delicado estado de salud.


Ante el incremento a diario de la demanda de pruebas PCR, las autoridades de Salud reportaron un nuevo récord de contagios por sexto día seguidos, al contabilizar seis mil doscientos casos, de las 26 mil 753 pruebas que se realizaron en las últimas 24 horas, con una tasa de positividad que se elevó a 38.14 por ciento.


En tanto, en el recorrido realizado por el equipo de Noticias SIN, se pudo constatar que los centros de vacunación lucían con pocas personas.


Desde que inició el mes de enero, puntos de toma de muestra, que funcionan en el gran Santo Domingo no han cesado, ya que las filas cada día son más extensas de personas que buscan descartar estar contagiados del virus a través  de una prueba PCR.