SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Olvidados por la atención de los gobiernos dicen sentirse los moradores en el Ensanche Altagracia, ubicado en el mismo corazón de Herrera.

Allí, las carencias contrastan con la vida nocturna del sector. Noticias SIN se trasladó a la barriada, donde estuvo conversando desde temprano con sus moradores sobre sus necesidades y expectativas.

A simple vista este barrio parece tenerlo todo, calles asfaltadas, luz las 24 horas del día, iglesias y clubes deportivos.

Pero cuando se observa desde dentro, son muchos de los problemas que afectan  al ensanche Altagracia y algunos no parecen tener fin, según sus moradores.

[jwplayer mediaid="301094"]

Una de ellas, tal vez la que más afecta a sus moradores, es la proliferación de los centros de diversión nocturna y expendio de bebidas alcohólicas en los últimos años.

A pocos metros de la zona de viviendas, bares, colmadones y disco light impiden que los vecinos puedan disfrutar de tranquilidad en las noches para poder conciliar el sueño.

A este panorama se suma también la falta de un politécnico  para acoger a los jóvenes estudiantes de la zona. Y es que con una matrícula de 940 alumnos, el liceo Eladio Peña de la Rosa, único en el sector,  ya duplica su capacidad.

Los clubes deportivos tampoco ofrecen una alternativa sana y segura para niños y jóvenes, debido al mal estado en que se encuentran sus instalaciones.

Los moradores en esta barriada mantienen la esperanza de que el presidente Danilo Medina escuche sus reclamos y de prioridad a sus necesidades, por lo menos en materia educativa.