A partir de este lunes el país se acerca a la cotidianidad con la eliminación del toque de queda en el Distrito Nacional y la provincia La Altagracia, flexibilización gradual que permitirá que el sector servicio de estas demarcaciones operen casi con normalidad y los horarios de los trabajadores volverán a extenderse tanto a nivel público como privado.