Todos los organismos de socorro del país pusieron este miércoles a prueba su capacidad de respuesta ante un desastre natural, como un terremoto de gran magnitud.


El Simulacro Nacional de Evacuación busca orientar y concientizar sobre la importancia de que la población esté preparada ante una emergencia.


Fue el sonido que alertó que un evento inusual estaba ocurriendo. Tan pronto se escuchó la sirena y se expandió el humo, los que se encontraban dentro de las instalaciones, empezaron abandonar el lugar; luego se percataron que se trataba de un Simulacro Nacional de Evacuación.


La evacuación del simulacro de terremoto, coordinado por el Centro de Operaciones de Emergencia inició en el edificio gubernamental Juan Pablo Duarte, dónde funcionan varias instituciones y dónde más de tres mil 700 empleados, fueron dirigidos hacia el parqueo o punto de encuentro, por los miembros del cuerpo de bomberos y los organismos de socorro dejando vacía la edificación en 12 minutos.


El Centro de Operaciones de Emergencias levantó también un hospital móvil donde se simuló la llegada de heridos por el sismo.


La evacuación la realizaron Simultáneamente a las 10 de la mañana, instituciones públicas y privadas. En dicho rescate se utilizaron unidades caninas.


En el municipio de Nigua, también se realizó la misma acción, donde se simuló el derrame de un material químico, que provocó heridas y quemaduras y dónde el personal que trabajó en el evento puso en práctica su destreza, de brindar los primeros auxilios, tratar de mantener la calma de los afectados y salvar sus vidas.


Finalizado el evento los participantes de la simulación desinfectaron sus trajes de bioseguridad como ordena el protocolo.