El gobierno anunció este miércoles, que subastará o convertirá en chatarra los vehículos retenidos que no sean procurados en 90 días, y de inmediato este nuevo protocolo generó opiniones encontradas entre conductores del transporte público, quienes condenan esta iniciativa y líderes choferiles, que apoyan esta medida.


Ver más en www.noticiassin.com