Las facturas eléctricas que se generen a partir del primero de noviembre vendrán con un primer aumento, el cual se incrementará cada trimestre durante cinco años como parte del desmonte del subsidio eléctrico, así lo anunció este jueves la Superintendencia de Electricidad.


De inmediato, comerciantes advirtieron que las alzas se reflejarán en los precios de sus productos.


Ante el incremento de los precios en la tarifa eléctrica, Amaury Capellán, colmadero del sector de Villa Juana, teme que tendrá que apagar una de las dos neveras de su negocio para ahorrar energía eléctrica.


“Uno fuera tendría que dejar si lo aumentan, sea el de cervezas o el de Coca Colas (…) no nos suban la luz, no nos aumenten, déjenos ahí”, dijo el comerciante Amaury Capellán. 


Además del descontento que generó el anuncio de la nuevas tarifas, comerciantes explicaron que si el precio de la energía eléctrica sube, se verán obligados a aumentar los el valor de sus productos.


“Nosotros trabajamos con energía eléctrica, freezers, luces, abanicos, aires, eso representa más gastos operativos (…) si hay más gastos, hay aumentos”, expresó Juan Manuel Cuevas 


Más temprano, la Superintendencia de Electricidad explicó que los aumentos serán progresivos. Se realizarán cada tres meses hasta el 2026, con un incremento promedio de 1.4 por ciento.


En primer aumento a partir de este lunes, los usuarios residenciales que consumen entre 100 y 500 kilovatios/hora tendrán incrementos en sus facturas de entre 25 y 71 pesos.


Mientras que los que consumen de 600 a 1,000 kilovatios/horas sufrirán incrementos de hasta 79 pesos. Las tarifas y aumentos serán diferentes para comercios, grandes empresas y zonas francas.


Explicaron que el desmonte del subsidio, establecido en el consensuado pacto eléctrico, ahorrará al Estado unos 180 millones de pesos en esta primera etapa.


Otros ciudadanos consultados por SIN aseguran que desde ya han visto un incremento en la tarifa eléctrica, pagando según ellos hasta un 50% más de lo que habitúan.