REDACCIÓN INTERNACIONALES.- El surfista estadounidense Jamie O'Brien prendió fuego a su traje y surcó las inmensas olas de la isla de Tahití (Polinesia Francesa) envuelto en fuego.

Para realizar esta asombrosa acrobacia sobre las aguas O'Brien dio un par de pasos preparatorios: manchó su traje con una mezcla especial inocua y se afeitó para que no se le quemara el cabello.