Aunque todas las marcas de los cigarrillos dicen “fumar es perjudicial para la salud”, muchos deciden obviar este consejo y continúan fumando a pesar de que este hábito podría traerles fatales consecuencias a la salud e incluso acelerar el día de su muerte.