SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A menos de 12 horas de la Rendición de Cuentas del Presidente Medina, hay grandes expectativas sobre su alocución.

Este será el primer período en que el mandatario rinde cuentas por un año completo. Ya adelantan fuentes que el discurso tendrá el doble de número de páginas que el del año pasado, cuando sólo habló de sus primeros 6 meses de gobierno, prácticamente la luna de miel.  El año pasado, la atención la acaparó el tema de la Barrick Gold.

[jwplayer mediaid="268729"]

Este ano dos temas acaparan las expectativas: Loma Miranda y, por supuesto, el controvertido dictamen del Tribunal Constitucional sobre el tema de la nacionalidad dominicana.

Pero sin dudas el Presidente destacará lo que considera logros como el Plan de Alfabetización, la construcción e inauguración de escuelas, especialmente en las últimas semanas en diversos puntos del país, la tanta extendida que ya cuenta con casi 200 mil estudiantes, la construcción de dos Plantas de Carbón, la inauguración de una nueva terminal de gas, el aumento de farmacias del pueblo y afiliados al régimen subsidiado del seguro  nacional de salud, la inauguración de carreteras como la Circunvalación de Santiago y el inicio de los proyectos de la Barquita y el Lago Enriquillo.

Sin embargo, hay que prestarle atención a los temas en los que tal vez no abunde, porque no ha podido lograr lo deseado, a pesar de estos haber formado parte de sus promesas el 16 de agosto del 2012, como el gran acuerdo que debía incluir el pacto fiscal, el pacto educativo y el pacto eléctrico.  En materia de corrupción, sus más de 10 frases en torno al tema levantaron grandes expectativas que se han desinflado en año y medio.  La seguridad ciudadana, aunque las cifras de la Policía muestran una disminución de delitos, sin dudas ha sido un fracaso y no se vislumbra todavía una reforma policial.  Las esperanzas de Medina de crear  400 mil nuevos empleos formales en cuatro años necesita un renovado impulso para que la meta pueda cumplirse,  ya que la tasa de desempleo aumentó levemente  y la restructuración del servicio exterior quedo en solo palabras.

Mañana escucharemos muchas cifras, muchas palabras bonitas, pero dejemos que el silencio también nos hable, porque hay temas que no pueden quedar en el olvido.