El temor por las lluvias pronosticadas por la Oficina Nacional de Meteorología ante el paso del huracán Elsa crece el miedo entre residentes de zonas vulnerables del Gran Santo Domingo, que temen una vez más  perder los pocos ajuares que tienen.