Miembros del INACIF en Santiago irrumpieron en un funeral para llevarse el cuerpo de un fallecido, quien había muerto a causa de heridas de balas esta semana, tras más 33 días en estado grave.


Familiares de Armando Fernando alegan que el joven residente en Estados Unidos se encontraba de vacaciones en el país al momento de ser baleado, y tenía varios días muertos cuando las autoridades acudieron en busca del cadáver para realizarle una autopsia. Piden que se esclarezca el hecho.