Pese al embravecimiento del mar y la advertencia de las autoridades para que las personas se retiraran del malecón, algunos ciudadanos salieron a pasear hacer deporte y hasta tomarse selfies obviando el llamado de las autoridades.