Cansadas de ser objeto de lo que califican de acosos y maltratos por parte de agentes policiales, trabajadoras sexuales protestaron este miércoles frente al Palacio de la Policía para exigir poner fin a la opresión que reciben día a día a la hora de desempeñar su labor.


Tras la manifestación, una comisión de ese colectivo fue recibida por Ana Jiménez Cruceta, vocera de la uniformada.