La propuesta de las Administradoras de Fondos de Pensiones para duplicar los montos mensuales de las jubilaciones a cambio de aumentar de 60 a 65 años la edad de retiro abre una nueva polémica y recibe una ola de críticas del sector sindical, cuando está a punto de comenzar el debate legislativo para modificar la ley de régimen de salud y pensiones.