Tras las fiestas decembrinas y el asueto por el Año Nuevo, los centros de pruebas de covid se llenan de personas que, con síntomas febriles, buscan saber si están contagiados de la enfermedad en momentos en que la tasa diaria de positividad entró en una nueva curva de ascenso y el número de pacientes activos entró en una etapa alcista.