El aumento en 60 por ciento en de la demanda de servicios de salud mental tras la pandemia, según datos oficiales, sobrepasó lo escasa capacidad del sistema sanitario nacional, que no sólo carece de camas suficientes para internamientos, sino incluso de psiquiatras para dar consultas.