Con la flexibilización del toque de queda que permite a los locales de entretenimiento operar hasta las 11 de la noche este viernes y en un fin de semana que coincide con el cobro de quincena, los propietarios de  bares y restaurantes buscan reactivar su movimiento económico,  en un intento por recuperar parte de las pérdidas dejadas por la pandemia.



Tras las dificultades afrontadas por el confinamiento y el toque de queda que golpeó con fuerza el sector de bares y restaurantes,  obligando  a muchos negocios a cerrar sus puertas definitivamente,  los propietarios de comercios de la avenida Venezuela  han comenzado a ver luz al final de túnel.