Un reo mató a otro y mantuvo como rehenes a otros 30 en la cárcel de San Francisco de Macorís durante un motín que ya fue controlado por las autoridades.