Más de 300 millones de pesos están perdiendo semanalmente los centros nocturnos de la provincia Santo Domingo, luego de la resolución del Ministerio de Interior y Policía que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas más allá de las 12 de la medianoche.