Pese a la cancelación de viaje hacia el país de miles de turistas rusos y ucranianos por el conflicto bélico entre esos países, la industria sin chimeneas nacional avanza con firmeza hacia su recuperación, según las autoridades del sector.