Un año de prisión preventiva le fue dictada a Kenia Martínez Lara, acusada de quemar a su hija de 22 años y de sustraer a su nieta de tan solo 18 días de nacida, en un hecho ocurrido el pasado martes en Alma Rosa II, Santo Domingo Este.


Bajo los cargos de asesinato, actos de barbarie, incendio y sustracción de menor de edad, el juez de la Oficina de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, Bernardo Colin, decidió enviar a Martínez  al Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres.