"Váyanse a trabajar" fueron las palabras mientras caminaba sonriente del abogado Jhonny Portorreal cuando era trasladado hasta la sala de audiencias para el conocimiento de la medida de coerción en su contra por supuestamente estafar a personas de apellido Rosario con gestiones de una supuesta herencia.