Son velados este miércoles en el barrio 27 de Febrero, los restos del joven de 17 años, que murió tras ser impactado de un disparo en la cabeza por  un agente policial en momentos en que realizaban un operativo para incautar maquinas traga monedas.


Consternados por el hecho, familiares y amigos de la víctima exigen justicia.


Es el clamor de Yubelkis Peguero, madre de Wilber Pineda, quien asegura nunca imaginó que le tocaría enterrar a su hijo.